Robots budistas en los servicios funerarios

Cuando los expertos predijeron que los robots ocuparían la mayoría de nuestros trabajos en las próximas décadas, los sacerdotes probablemente estaban entre los humanos menos preocupados del planeta. Después de todo, las máquinas y la espiritualidad no van exactamente de la mano. Pero una empresa japonesa está demostrando que ningún trabajo es seguro, con una línea de “robots budistas” que pueden realizar servicios funerarios a una fracción del costo exigido por los sacerdotes humanos.

Pepper, un robot humanoide desarrollado por SoftBank Robotics, ha ocupado varios trabajos desde que llegó al mercado hace dos años. Anunciado como el primer robot capaz de leer las emociones humanas, Pepper ha sido desplegado en bancos, tiendas de sushi y hogares de ancianos, donde actúa como recepcionista, identificando a los visitantes con su software de reconocimiento facial, ofreciendo información, o simplemente charlando con la gente. Pero los creadores de Pepper pensaron recientemente otro trabajo para el robot de ojos grandes: sacerdote budista para los clientes que buscan reducir los costos funerarios.

Nissei Eco, empresa que ha estado involucrada en el negocio funerario desde el año 2000, lanzó recientemente una nueva campaña dirigida a clientes con presupuestos ajustados, a quienes no les importa tener un robot cantando mantras y recitando sutras, en lugar de un sacerdote humano. El incentivo es bastante atractivo, ya que un servicio fúnebre realizado por el robot budista Pepper tiene un precio de sólo ¥ 50,000 (USD 460), significativamente más barato que contar con un verdadero sacerdote.

Nissei Eco tiene a sus robots budistas vestidos con las prendas y ornamentos tradicionales de los sacerdotes, pero admite que su servicio está dirigido principalmente a los clientes seculares en busca de alternativas más baratas a los rituales tradicionales asociados con la muerte. Este esfuerzo es aparentemente parte de una campaña a gran escala, para llevar la innovación a una industria que lucha por adaptarse a los tiempos cambiantes.

Los robots budistas harán su aparición debut en los próximos días en la Feria Internacional y Cementerio Internacional en Tokio, donde cientos de negocios funerarios se reúnen cada año para mostrar sus últimos productos y servicios. Nissei afirma que su alternativa a los sacerdotes humanos será la estrella del show.

Así que, sí, como si los funerales ya no fueran suficientemente deprimentes, ahora tenemos robots sin emociones que realizan los últimos ritos. Es difícil imaginar qué será lo próximo…

Fuente: Periodismo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *