Comunicado de Áltima respecto la presentación de las nuevas políticas municipales en materia de Servicios Funerarios por parte del Ayuntamiento de Barcelona

Ante el anuncio hecho público hoy por el Ayuntamiento de Barcelona sobre las nuevas políticas municipales en materia de servicios funerarios, que contempla la promoción de un tanatorio municipal abierto a cualquier operador dentro de la ciudad de Barcelona, Áltima considera que esta decisión municipal no es necesaria en un sector liberalizado como es el funerario desde 1996.

Competencia desleal

Las condiciones de competencia entre el tanatorio público respecto a los existentes privados serán desiguales: por un lado, como actividad pública contará con ventajas hacia los equipamientos privados; por el otro, la construcción del tanatorio público no se llevará a cabo con los mismos parámetros que han tenido que seguir las empresas del sector, las cuales han podido instaurar los tanatorios privados a la ciudad de acuerdo con las exigencias de las ordenanzas municipales y después de cuantiosas inversiones, tanto en recursos humanos y económicos, durante periodos de tiempos largos que se han visto obligados a cumplir.

Precios

La previsión de que un tanatorio municipal suponga una rebaja del 30% sobre los precios está totalmente infundada y responde a una mera especulación, puesto que está demostrado que la entrada de más operadores no supone una bajada de precios, tal como está pasando en otras ciudades de España. Además, respecto a los precios que está difundiendo el Ayuntamiento de Barcelona, Áltima especifica que el precio medio de los servicios funerarios exclusivamente es de 3.441€, con IVA incluido, lejos de los 6.500€ que comunica el consistorio municipal.

Igualmente, sorprende la decisión del Ayuntamiento de invertir en un sector que cuenta ya con diferentes operadores y que actualmente cubre abasto todos los servicios necesarios que se demandan en la ciudad, con una ratio de utilización cercano al 50%.

Respecto a la referencia de establecer mecanismos que garanticen los servicios de beneficencia, hay que remarcar que este tipo de servicio ya está contemplado dentro del ordenanza actual, donde se especifica que las empresas funerarias son las que tienen que asumir este tipo de servicio, y así se hace desde hace años, siempre que se presente la documentación pertinente que emite servicios sociales.

Cementerios e incineración

Recordamos que el servicio de incineración y de cementerios a la ciudad, a la vez que todos los productos y servicios anejos, están reservados exclusivamente a Cementerios de Barcelona, empresa municipal perteneciente al grupo B:SM, que gestiona los dos centros de cremación en

Montjuïc y Collserola, y los nueve cementerios de Barcelona. Esta empresa presenta actualmente un beneficio de 2,6 millones de euros.

Por lo tanto, la liberalización de los servicios funerarios en Barcelona lo está de forma parcial, puesto que no se permite que ninguna empresa pueda ofrecer el servicio de incineración y la venta de productos relacionados a cementerios en instalaciones propias.

Así pues, en esta nueva etapa de los servicios funerarios en Barcelona y para conseguir una competencia real y leal, Áltima reclama que: desde el Ayuntamiento se dé una respuesta a las empresas funerarias que han destinado fuertes inversiones para cumplir con el marco legal existente hasta el momento y que ahora se ve modificado con posibles agravios a los cuales a las empresas funerarias tendremos que hacer frente; se reconsidere la situación en cuanto a la cremación con el objetivo de aumentar la competitividad y ampliar la oferta que beneficia al usuario; y, finalmente, el Ayuntamiento tome el compromiso que se mantengan las exigencias de calidad de servicio absolutamente imprescindibles para operar como empresa funeraria, unas garantías que nunca hasta ahora se han puesto en entredicho, y que la puesta en marcha de un tanatorio público facilitará la entrada de empresas oportunistas que actúan con malas prácticas y cierta picaresca, tal como ya ha pasado a otros puntos de España.

 

Un pensamiento en “Comunicado de Áltima respecto la presentación de las nuevas políticas municipales en materia de Servicios Funerarios por parte del Ayuntamiento de Barcelona

  1. Felicitar a la Sra. Colau por dar una necesidad a los ciudadanos ante el atraco en los precios en los precios de un servicio esencial. Que salgan estas dos grandes empresas funerarias a llorar porque van a dejar de ganar dinero, es terrible. Nunca han sentido algo tan sano como la competencia.
    Cuando la prueben se tendrán que espabilar como el resto de sectores. Espero que pronto por el bien de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *