El féretro de Ochoa Ondátegui ya tiene dueño

Una broma entre amigos jugando con el material de atrezo de un bar que había quedado abandonado en la vía pública.  La imagen del ataúd junto a unos contenedores de basura  que ha sido la comidilla de los segovianos en la tarde de ayer  10 de enero forma parte de un juego entre viandantes con el féretro que empleados y propietarios del bar Hook, en la misma calle de Ochoa Ondátegui, habían dejado “veinte minutos” en la calle tras sacarlo del almacén en el que estaba junto a los elementos de atrezo que utilizan en el local para celebrar fiestas temáticas, el ataúd fue utilizado en una fiesta de Halloween, en 2016.

Uno de los responsables del citado establecimiento de ocio ha comparecido esta tarde ante la policía local, cuyas pesquisas han logrado aclarar la procedencia de la imagen y del propio féretro que ha causado una gran alarma social por la difusión de las imágenes en redes sociales. La tenencia de este tipo de objetos no tiene penalización legal alguna


 

No obstante, sí se ha iniciado la tramitación de una sanción administrativa en base a la Ordenanza que rige los vertidos en la vía pública ya que ese elemento, en términos estrictos equiparable a un mueble “debe ser llevado al punto limpio o llamar al Ayuntamiento para que lo recojan”, tal como ha señalado el concejal de Tráfico, Ramón Muñoz Torrero.

Según la versión dada a esta redacción por el responsable del local que ha comparecido ante la policía —que ha preferido no ser identificado— la limpieza de los almacenes llevó a sacar varios elementos a la calle para su transporte en una furgoneta hasta otro lugar y “como no nos cabía todo, dejamos el ataúd allí medio escondido junto a una pila de sillas para volver después por todo”.

En el periodo de “veinte minutos como mucho” que tardaron en regresar a recoger esos elementos “nos habían robado las sillas [que no aparecen en ninguna de las imágenes que se han hecho virales] y alguien había hecho las fotos que luego se han colgado en las redes sociales antes de que nos lleváramo el ataúd”, sostiene. El hostelero se muestra sorprendido por la trascendencia del hecho y asegura que “vamos a tener que utilizar la caja en nuevas fiestas porque se ha hecho famoso”.

El ataúd aparenta no haber sido utilizado para el fin con el que se creó tal como desvela el estado de su interior, mientras que se trata de un modelo antiguo —en este campo también hay modas— con más de diez años, según explicaron fuentes de funeraria Santa Teresa.

Fuente: acueducto2.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *