Una nueva forma de «descansar en paz», el compostaje

Ni incinerado, ni enterrado, hecho compostaje

Aunque no nos guste y nos cueste reconocerlo, después de una larga vida nos toca asumir la realidad y dejar este mundo. A lo largo de la historia hemos visto cómo diferentes culturas y poblaciones han celebrado funerales a modo de despido de sus muertos, y han incinerado o enterrado sus cuerpos. Como decíamos, hasta el día de hoy estos eran los dos procedimientos más elegidos en nuestra sociedad para despedir a aquellos familiares y amigos que se van, pero… ¿y si pudiésemos dejar esta vida de otro modo?

Como os decíamos, la arquitecta Katrina Spade cree que hay una tercera opción que además beneficiaría a nuestro planeta, ya que la idea es que los cadáveres sean convertidos en abono orgánico.

El proyecto es conocido como Urban Death Project y consiste en la fabricación de una instalación dedicada para llevar a cabo servicios funerarios, pero también para almacenar cuerpos humanos para su descomposición y posterior creación de tierra rica en nutrientes, la cual servirá para dar vida a árboles y otro tipo de vegetación.

El compostaje

El diseño del edificio consistiría en una estructura de tres plantas que rodearía a un núcleo central de hormigón, el cual concentraría la tierra y los cuerpos que estarían separados por virutas de madera con una distancia de un metro. La parte superior de la estructura serviría para realizar los servicios funerarios al aire libre, una forma que, según Spade, rinde homenaje a los seres queridos en su regreso a la tierra.

Los familiares de los difuntos pueden regresar para recibir la tierra resultante del compostaje, y hay que aclarar que no se garantiza que esta tierra solo contenga los restos de una persona. Sin embargo, es una opción ecológica y una forma simbólica de integración con la naturaleza.

1366_20006

Spade estima abrir su primer centro funerario de compostaje en Seattle (EE.UU.) para 2023, esto después de haber lanzado una campaña en Kickstarter que logró ser financiada y que ha servido para dar a conocer su proyecto en varias partes del mundo donde la cremación ya tiene un 50% de participación, por lo que cree que esta nueva solución será adoptada por las personas como una opción que ayude al medio ambiente, además de servir como homenaje a los difuntos en su reintegración a la naturaleza.

Fuente: buhomag. El Mundo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *