En Zimbabue las funerarias aprovechan las costumbres para luchar contra la deforestación

Un árbol de aguacate se encuentra a las afueras de la puerta de la casa de Silibaziso Mangena en Westlea, un suburbio de Harare, la capital de Zimbabue. El árbol es el más alto de una fila de cuatro.

Mangena dice que plantó el primer árbol en 2010 después de la muerte de su hijo mayor. El resto fueron plantados juntos más tarde, después de que ella perdiera a sus otros tres hijos en un accidente automovilístico.

La viuda, de 66 años, dijo que en cada ocasión, la Nyaradzo Funeral Assurance Company, el negocio de funerarias más grande del país, le entregó las plántulas de aguacate que incluía su póliza.

“La gente de Nyaradzo me dijo que lamentaban haber perdido a mi hijo primogénito, como también lamentaban que su muerte hubiera dañado el medio ambiente, ya que lo enterrarían en un ataúd tallado en un árbol”, explica Mangena.

Nyaradzo es solo una de las varias compañías funerarias de Zimbabue que trata de garantizar que cuando los muertos sean enterrados en sus tumbas, generalmente en ataúdes de madera, se siembren árboles para marcar sus vidas y ayudar a combatir la deforestación.

Las compañías, que apoyan una vieja tradición de plantar un árbol para conmemorar una muerte, están distribuyendo plántulas de manera gratuita y promoviendo plantaciones en cementerios y en hogares como una forma de ayudar a restaurar un país reseco y compensar su propio uso de la madera.

Con la deforestación y la sequía que empeoran los problemas en Zimbabue, las plantas conmemorativas podrían desempeñar un papel pequeño pero muy simbólico en la mitigación de los efectos del cambio climático, dicen los funcionarios de las funerarias.

Zimbabue puede convertirse en un desierto si la deforestación continúa“, ha explicado Patience Fusire, directora gerente de Nyaradzo. “Como usuarios de productos de madera, somos de la opinión de que debemos reemplazar la madera que utilizamos mediante la plantación de árboles”.

500 millones de árboles

Nyaradzo realiza entre 17.000 y 20.000 entierros cada año, y desde 2013 le ha dado a cada familia afligida una planta de semillero, que pueden plantar en casa o donde quieran, incluso en el cementerio, según Fusire.

En total, la compañía pretende plantar 500 millones de árboles en todo el país para el año 2026, trabajando principalmente con escuelas y hogares. La empresa ha supervisado la plantación de 5,8 millones de árboles desde el lanzamiento del programa hace siete años.

Justin Bakare, del Ministerio de Agricultura, ha confirmado que el Gobierno estaba trabajando con Nyaradzo para apoyar la lucha contra la deforestación. El funcionario asegura que, incluso si algunos clientes desconsolados no llegan a plantar los árboles que reciben, el impacto general de Nyaradzo es significativo.

“La compañía también planta árboles incluso en escuelas y pueblos, e incluso cuando no hay funerales, pero solo lo hace para levantar más bosques”, ha dicho.

Los residentes de Harare que viven cerca del cementerio de Glen Forest dicen que pueden ver los resultados. “Ahora hay árboles de goma mucho más altos, pinos e incluso árboles de mango dentro del Glen Forest Memorial Park debido a los árboles que Nyaradzo ha plantado en los entierros”, ha explicado Chamunorwa Rukweza, quien vive a un tiro de piedra del cementerio, a la Fundación Thomson Reuters.

Creciendo preocupación verde

Además de la campaña de las compañías funerarias, los pobladores de otras zonas de Zimbabue, como el distrito de Mwenezi en la provincia de Masvingo, también han comenzado a plantar árboles en cementerios comunitarios.

“Cuando talamos árboles, limpiamos tierras para enterrar a nuestros muertos, los funcionarios de la Comisión Forestal nos dijeron que estábamos poniendo en peligro nuestro medio ambiente y nos urgieron a replantar árboles dentro de los cementerios“, relata Elison Moyo, uno de los jefes de aldea en Mwenezi.

“No esperamos entierros para plantar árboles, pero lo hacemos regularmente como miembros de la comunidad”, ha manifestado.

Fuente: www.ecoticias.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *